Misión

Casa Tomada es un proyecto itinerante de intervención urbana, donde más de 3000 hormigas en escultura se despliegan en fachadas y estructuras arquitectónicas para hablar de la inmigración, el desplazamiento forzado y el desarraigo, en tiempos de globalización.

 

La intervención pretende crear imágenes y experiencias significativas en el espectador por medio del espacio y la arquitectura intervenida, así como abrir un debate con respecto a éstas problemáticas contemporáneas, por medio de una itinerancia que se desarrolla en históricos puntos de partida y llegada de viajeros e inmigrantes en varias ciudades del mundo, realizando operaciones temporales de transformación de las dinámicas y significados del espacio público. Una de las principales cualidades de la Instalacion, es la  manera en que se interactúa y se comunica con el público y el espacio.